Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

George Gershwin

viernes 26 de agosto de 2016


Ya nos queda un día menos

25 de mayo

Juan Pérez Floristán: cantar desde el piano

Ya nos queda un día menosHacía años que tenía ganas de escuchar a Juan Pérez Floristán (Sevilla, 1993). Primero, porque es hijo del director de orquesta jerezano Juan Luis Pérez, una persona a la que admiro desde hace tiempo por su mezcla de honestidad, modestia, sabiduría y espíritu de trabajo. Segundo, porque las cosas que se venían diciendo del artista han sido siempre muy positivas. Por desgracia, los años en los que ha empezado a prodigarse en los escenarios han coincidido con los de mi exilio en la sierra segureña, así que me he quedado sin escucharle cosas que me apetecían una barbaridad por ser muy de mi gusto y, obviamente, del suyo propio, entre ellas varios conciertos de Prokofiev y Shostakovich. Hace algunas semanas me telefonea mi amigo Ángel Carrascosa para alertarme de que ha quedado maravillado al ver por televisión el Concierto para piano nº 2 de Rachmaninov que Pérez Floristán había hecho con la Orquesta de la RTVE y Pablo González, justamente la misma obra con la que había recibido el máximo galardón del pasado Concurso Internacional de Piano Paloma O'Shea. Busco la webstream (también hay una filmación del evento santanderino) y, efectivamente, me encuentro con un solista de sonido musculado y poderoso –ideal para el autor– y un enorme virtuosismo que no se deja llevar por la mera exhibición de agilidad que tienta a tantos pianistas. Al contrario, en el fraseo se muestra siempre sensible y musical dentro de un enfoque, eso sí, donde priman los aspectos más combativos y apasionados de la obra frente a los evocadores y sensuales. Con el tiempo podrá, sin duda, profundizar en determinados aspectos expresivos de la partitura, sobre todo en un segundo movimiento en el que quizá guarda demasiado las distancias, pero aun así el solista sevillano, a sus veintitrés años, me gusta bastante más que unos cuantos nombres muy famosos de la lista que presenté en una discografía comparada de este mismo blog. Así las cosas, acudí el pasado domingo con enorme expectación a escuchar por fin al joven artista en directo, concretamente dentro de la XXVIII edición del Festival Internacional de Música y Danza de Úbeda. Programa de altísima calidad musical y sin concesiones: transcripción realizada por Liszt de A la amada lejana, Sonata nº 18 "La caza" del propio Beethoven y la tremenda Fantasía en do mayor de Schumann. Y me gustó mucho lo que escuché, aunque reconozco que el Rachmaninov me hizo forjar en mi mente una imagen del intérprete bien distinta a la que me encontré. Esperaba un ciclón del piano, una exhibición de temperamento, de fuerza expresiva y de sentido dramático, y lo que me encontré fue un pianista mayormente apolíneo, altamente interesado en la belleza sonora, en la elegancia y, sobre todo, en la cantabilidad. De hecho, si tuviera que resaltar una virtud de Pérez Floristán por encima de otras sería la de su capacidad para hacer cantar a piano: con su legato extraordinario, con su fraseo sutilmente flexible, con su sonido cálido pero no excesivamente delicado, pareciera que en la transcripción del ciclo de lieder beethoveniano estuviéramos escuchando la voz humana que en ella falta. Su lectura de A la amada lejana fue, además, muy recogida y serena, platónica si se quiere, aunque por eso mismo se pueden preferir enfoques que pongan de relieve los aspectos más punzantes de la escritura del autor. Esta última circunstancia se hizo más patente en la Sonata nº 18 del sordo genial. Interpretación hermosísima, dicha con elegancia y nobleza en el fraseo, sensualidad muy desarrollada y, de nuevo, enorme cantabilidad, como también con la agilidad y el entusiasmo que necesita esa especia de tarantella del movimiento final. Pero interpretación realizada desde una óptica que quien firma estas líneas, como mero aficionado, no termina de compartir. A mí me parece que, aun escribiendo aquí una obra más clásica que algunas de las sonatas que la preceden, Beethoven en esta época –1802, con la Heróica a punto de llegar– se encuentra ya en su primera madurez, y que por ello necesita una sonoridad más musculada, contrastes más marcados y picos de tensión más valientes. Cuestión de gustos, claro: igual que hay melómanos que toman como modelo el Beethoven de Backhaus o de Kempff, hay quienes preferimos -con mucho- el de Gilels y, sobre todo, el de Barenboim. Pensé que el pianista digamos demoníaco, o al menos tempestuoso, que escuché en Rachmaninov, iba a aparecer en la Fantasía schumanniana de la segunda parte. Pues no: fue de nuevo una interpretación apolínea, lo que quiere decir que eché de menos tensión interna, fuego y carácter visionario en una obra que demanda en buena medida estos componentes. Lo que ocurre es que aquí, a cambio, el artista alcanzó una inspiración poética excelsa, rozando la genialidad, en los momentos más introspectivos de la partitura, que también son muchos. ¡Qué manera de frasear, tan lírica y natural! ¡Qué derroche de belleza en el sonido pianístico! ¡Qué manera de otorgar peso expresivo a los silencios! ¡Y qué embriagadora mezcla de sensualidad y elevación espiritual! Estuve escuchando en los días previos lo que con esta partitura hacen gente como Barenboim, Achúcarro y Kissin –este último en una de las más descomunales creaciones de su carrera, dicho sea de paso–, y puedo asegurar que Pérez Floristán logró descubrirme cosas nuevas en muchos pasajes. Además su Schumann sonó a eso, a Schumann, aunque más a Eusebio que a Florestán. Como primera primera propina ofreció una transcripción propia de una bulería de Ricardo Núñez. Demostró con ella andar sobrado de dedos, cosa que después de tocar lo que había tocado no necesitaba en absoluto; pero también que posee esa cosa extraña llamada duende que todos sabemos lo que es y nadie logra definir. La segunda no fue menos interesante: un Gershwin sensual y curvilíneo que dejó bien claro que sus afinidades interpretativas no se limitan al repertorio más tradicional. Estoy deseando escucharle otros autores para confirmar mis primeras impresiones: nos hallamos ante un artista que va a dar muchísimo que hablar.

camino de musica

7 de junio

Diana Damrau, Nicolas Testé – Porgy and Bess

Diana Damrau, Nicolas Testé – Porgy and BessRead More → Porgy and Bess, ¿ópera o musical? Diana Damrau – Arias de Bravura George Gershwin Janine Jansen: Souvenir de Florence (Tchaikovsky) Harnoncourt: Pasión según San Juan (Bach)




Ópera Perú

20 de mayo

Lara St. John en recital este martes

© Billy KassDúo acaba de lanzar con éxito el disco Shiksa. Repertorio que ofrecerán en Lima reúne obras de Franck, Gershwin y Beethoven, además de piezas de su último disco.(Difusión SFL) Continuando con su Temporada de Abono 2016, la Sociedad Filarmónica de Lima presenta al dúo conformado por la virtuosa violinista canadiense Lara St. John y al pianista norteamericano Matt Herskowitz, en un concierto que se llevará a cabo este este martes 24 de mayo a las 7:45 p.m. en el Auditorio Santa Úrsula.El programa reúne obras de compositores clásicos, así como algunas canciones tradicionales de Hungría, Grecia y Macedonia que han sido rediseñadas para St. John y Herskowitz por compositores contemporáneos como Martin Kennedy, Milica Paranosic y  Serouj Kradjian. Estas piezas forman parte del disco Shiksa, que ambos músicos acaban de lanzar recientemente con mucho éxito.En la primera parte, St. John  y Herskowitz interpretarán Sonata en la para violín y piano, de C. Franck; seguido de Fascinating rhythm, de G. Gershwin con arreglos del propio Herskowitz. En la segunda parte del programa, el dúo interpretará Sonata para violín Nº3, op. 12 de L. van Beethoven; Čoček, de Milica Paranosic sobre un tema tradicional de Macedonia; Sari Siroun Yar, de Serouj Kradjian sobre un tema tradicional de Armenia; y Czardashian Rhapsody, de Martin Kennedy sobre un tema tradicional de Hungría.Lara St. John ha  tocado en Lima en dos oportunidades. La primera vez, tocó y dirigió a la Sinfonietta de la Sociedad Filarmónica de Lima (2013); la segunda fue solista de la Sinfonietta de la SFL, y actuó bajo la dirección de Jonas Alber (2014). Esta vez llega con una propuesta distinta, a dúo con Herskowitz.Ha actuado como solista de importantes orquestas como las Sinfónicas de San Francisco, Toronto, Montreal, Vancouver, así como con la Royal Philharmonic Orchestra, la Sinfónica NDR Hanover, la Orquesta de Cámara de Zürich, el Ensamble Orquestal de París, la Filarmónica de Belgrado, la Sinfónica de Ámsterdam, la Filarmónica de Hong Kong, la Sinfónica de Tokio y la Sinfónica de Shanghai. En Latinoamérica, sus actuaciones incluyen conciertos con la Orquesta Joven Simón Bolívar, la Orquesta Sinfónica de Sao Paulo y el SODRE en Montevideo.Su disco debut Bach: obras para violín solo, ha vendido más de 50,000 ejemplares y recibió el elogio rotundo de la prensa. El Chicago Tribune describió a Lara St. John como poseedora de una “excelente técnica y una vitalidad irresistible”. Su segundo álbum, Gypsy, fue descrito como “una fabulosa presentación” por Gramophone.Su tercera grabación, Bach: el album concierto apareció en la sección “altamente recomendados” de la revista Gramophone. En Junio del 2005 la grabación fue lanzada en iTunes donde de inmediato llegó a ser Nº 1 de los charts en la categoría de música clásica. Posteriormente, Lara St. John fundó su sello discográfico Ancagalón, y lanzó junto con su hermano Scott St. John y The Nights un disco que incluyó la Sinfonía Concertante de Mozart, con el que gana el premio Juno al mejor Álbum Clásico (2011) en la categoría de Solista con Gran Ensamble.Matt Herskowitz combina de forma única la técnica superlativa de un virtuoso intérprete clásico con su destreza en el jazz, el world music y la improvisación libre. Pianista, compositor y arreglista, Herskowitz ha producido una serie de discos que han sido aclamados por la crítica, ha estrenado sus obras tanto en el Central Park de Nueva York como en la Kölner Philharmonie, y ha colaborado con destacados artistas de los géneros clásico, jazz y pop.Su último lanzamiento, para el sello independiente Justin Time Records, se titula Matt Herskowitz Upstairs, una excursión en solitario que va desde Gershwin a Schumann, de Dave Brubeck a los originales de Herskowitz, incluyendo el tema Bach à la Jazz, un arreglo del Preludio en do menor de Bach que Herskowitz grabó previamente para la banda sonora de la película animada Las mellizas de Belleville, nominada al premio Grammy.Su album de world music Jerusalem Trilogy ha sido nominado a los Premios Juno, y reúne composiciones originales y arreglos del pianista en la línea del jazz contemporáneo y estilos clásicos, logrando una original fusión con grooves árabes y judíos. Su disco en solitario Matt Herskowitz interpreta a George Gershwin, con arreglos originales del propio Herskowitz, fue nominado al prestigioso Prix Opus de Québec.Graduado de la Juilliard School de Nueva York y del Curtis Institute of Music de Filadelfia, Herzkowitz es originario de Albany, Nueva York, y ha hecho de Montreal su hogar adoptivo desde 1999.

Ópera Perú

13 de abril

Joyce DiDonato: "Hay algo muy especial en llegar finalmente a Perú"

© Josef FischnallerPor Gonzalo Tello (Ópera Perú)Desde que inició su carrera hace década y media, Joyce DiDonato, la mezzosoprano de Kansas que ha alcanzado la cima de la lírica, no pierde esa esencia de chica sencilla de un pequeño pueblo. Su personalidad es su mayor atractivo, esa forma de comunicarse directamente con su audiencia a través de las redes, y conduciendo las famosas transmisiones en vivo desde el Met. Además de haberlas protagonizado muchas veces. DiDonato hoy es una de las mezzosopranos mas fascinantes del mundo y el éxito en ventas de sus grabaciones, así como sus roles protagónicos en los grandes teatros lo reflejan.No solo ha conquistado audiencias mas allá de los teatros de ópera, sino que además ha cosechado triunfos ganando dos veces el Grammy, siendo elegida "Artista del año" por los Echo Klassik, así como un sinnúmero de homenajes a su corta edad.Sigue a Ópera Perú en Facebook y Twitter.Esta gran artista de hoy se alista para una nueva gira sudamericana en la que llegará a Lima por primera vez, saldando una deuda de mucho tiempo con nuestro país, a la que la une la amistad y compañerismo junto a Juan Diego Flórez.Conversamos con ella y no esperamos menos que gracia, humor y mucha simpatía, de una de las mas agradables divas de hoy. Quisiera hablar sobre el amplio rango de su voz. De todos los roles que ha cantado desde el barroco, pasando por el bel canto, e incluso en obras contemporáneas y con un toque jazzístico. ¿Sabía desde el principio que su voz se amoldaba a tantos estilos, o fue algo que descubrió en su etapa profesional?Creo que era muy obvio desde que empecé que tenía flexibilidad, y Rossini y Mozart fueron opciones obvias para empezar. Pero también, cuando estaba estudiando en Houston, participé en tres estrenos mundiales y aprendí el verdadero valor de cantar y de involucrarme en obras contemporáneas. Así que desde que empecé mi carrera sabía que no quería encasillarme en un repertorio reducido, como una "Mezzo Rossiniana" y punto, sin posibilidad para otras cosas. Así que traté de incorporar roles de Händel, repertorio francés, así como nuevas obras. Me sirvió muy bien, pues tengo un apetito musical muy grande. Así que cuando miro hacia atrás puedo decir que toda esa exploración desde el repertorio del siglo XXI hacia el mismo inicio de la música, con Monteverdi, me sirvió mucho.Last Night of The Proms, LondresPara tenores y otras voces, quizá sea mas complicado saltar de un repertorio a otro, sin embargo, creo yo, que las mezzos tienen esa habilidad y facilidad. ¿Qué tan cierto es esto, o es que si hay que tener un cuidado en cantar cierto estilo antes de pasar a otro y volver, etc?Algo que hice desde el principio siempre fue no cambiar mi voz cuando paso de un repertorio a otro. Siempre me aproximo a estos con mi propia voz, con una verdadera técnica belcantista. Algo que si considero que es la espina dorsal de mi repertorio es el de Rossini y Mozart, y siempre vuelvo a el dentro de mi agenda. Luego me extiendo un poco hacia Bellini o Donizetti, y luego vuelvo a Mozart; Me extiendo hacia el repertorio francés o canto Octavian ("Der Rosenkavalier") y vuelvo a Händel, o hacia un estreno y regreso...esos son mis límites. Cuando vuelvo a mi repertorio principal la voz vuelve a su lugar y no ha perdido flexibilidad, conservo toda la técnica a disposición. Así que esa es la razón por la que me siento fresca y saludable vocalmente.Tengo una pregunta difícil y cruel. Si pudiera escoger solo un repertorio, ¿cuál sería?¡Esa es una pregunta terrible y muy difícil! (ríe)...Lo se, pero quise ser malo...SI, lo entiendo. ¿Sabes? la razón por la que es tan difícil decidir es que si lo hago sería como una traición hacia los otros, y sería difícil para mi. Sin embargo, yo diría que al final del día creo que el compositor que me da las mayores satisfacciones y me ha llenado mas, tiene que ser Händel. Su música es la mas reconfortante y profunda para mí. Pero insisto en que sería una traición para otros extraordinarios compositores quedarme solo con uno... Claro, no sería una excelente artista si se quedara atrapada en un solo compositor o estilo, y dejando de divertirse y pasarla bien con el compositor por el que se pasa el momento. Es verdad.© Gran Teatre del LiceuCreo que su voz se ha desarrollado y ha evolucionado, especialmente en belcanto y coloratura. Creo que la "cenerentola" que cantó el año pasado en el Met fue mucho mas satisfactoria que las que pudo cantar en sus primeros años de carrera. ¿Cómo siente ese desarrollo y madurez de la voz?No creo ser objetiva diciendo esto, pero no creo cantar muy diferente hoy de como lo hacía antes. Creo que lo que he sumado es un tipo de confianza artística. Confío en mis instintos y he desarrollado una mayor libertad conmigo misma y sobre el escenario, pues soy capaz de interpretar con mayor libertad que cuando uno es joven y trabaja muy duro para hacerlo bien, para sacar un rol adelante, ganar la confianza de un teatro o ganar una audición. Hay mucho esfuerzo, y la presión a este punto de la carrera sigue presente, pero hay una perspectiva diferente sobre lo que quiero hacer y decir como artista. Esa libertad me da mayores oportunidades y una visión mas clara sobre lo que quiero transmitir, a través del compositor, a la audiencia. Es un momento excitante como intérprete.Es una excelente respuesta. Se lo pregunto pues recuerdo ver a Juan Diego Flórez desde sus inicios, hace 20 años, así como a usted, y percibo lo mismo, esa seguridad que se refleja en la voz, comparada a los primeros años. No se si llamarla "mejor canto" o simplemente es igual con esta adición.Si, es un beneficio el dejar a los artistas crecer y madurar. Muchas veces se cree que un artista es excelente y no se lo deja madurar. Cuando uno se encuentra con gente que ha vivido en el escenario y explorado cada ángulo de la escena y el teatro, empezamos a dar funciones que llegan a ser muy profundas. Artísticamente se puede llegar a niveles que en los primeros años no se tiene la experiencia para alcanzar aún. Hablando de Juan Diego, es emocionante haber estado a su lado tanto tiempo. Creo que hemos cantado juntos cada temporada desde el 2000, y es genial haberlo visto desarrollarse y crecer con el, ha sido fantástico. Tengo entendido que es muy popular en Perú...Digamos, como una estrella de Rock, ¿sabes? Incluso hay enormes fotos suyas colgadas en nuestros teatros, lo cual a cantantes extranjeros que las ven les resulta interesante y sorprendente, algo bizarro incluso.(Ríe).© Ken HowardContinuando con el tema del repertorio, usted ha ido ampliándolo a otros roles demandantes. En "Maria Stuarda" por ejemplo, la considero extraordinaria. Sim embargo hay nuevos retos, como el rol de Charlotte en "Werther". ¿Este es un nuevo nivel de rol, y simplemente es una adición al repertorio?Yo pasé mucho tiempo cantando "Cendrillon" de Massenet, la cual es un gran reto también, y me ha dado muchos recursos para poder cantar Charlotte. Estoy contenta de no haberla cantado antes, creo que ha llegado en el momento ideal, y este es un nuevo ejemplo de mis intentos por extender el repertorio. También estoy trabajando en el programa de un concierto barroco, basado en Händel. me entusiasma cantar por fin a Charlotte, es un personaje tan desgarrador..(solloza).El debut será en concierto en Champs Elysées y luego en Covent Garden, ¿cierto?Si, en abril en París, y un mes después en Londres con (Antonio) Pappano dirigiendo. Usted además es una extraordinaria actriz con mucha vena. ¿Hay algún rol exigente dramáticamente que quiera hacer en el futuro?Pues, la próxima temporada cantaré mi primera "Semiramide", será una nueva producción en Munich, y estoy emocionada por ello. En términos de Rossini, creo que llevo un largo camino desde Rosina, Cenerentola, Elena y ahora a lo mas alto con Semiramide. De adolescente a princesa, de mágica dama del lago a Reina...creo que es un gran progreso.Usted es muy activa en redes sociales y mas allá de los muros de los teatros. Además es conocida no solo a través de grabaciones o transmisiones de óperas en vivo, sino también como presentadora de las transmisiones del Met en cines que vemos en Lima desde hace varios años. ¿Cómo hace esto cambiar la percepción del público hacia usted como cantante o artista?Cuando viajo a sitios lejanos, como China, Japón, Omán, o países donde no había cantado nunca, como la primera vez que fui a sudamérica, descubrí que ya era una personalidad conocida, gracias a las transmisiones en HD del Met. La gente ya me conocía y tenia expectativas con mi llegada, algo muy diferente a cuando uno llega como un desconocido. En términos de estar en contacto con los fans a través de redes sociales y otros medios, creo que tengo la virtud de poder conectar a la gente. Si la ópera hoy pasa por momentos difíciles en términos de crear públicos, me gusta ser parte de la solución, y quiero mostrarle al público otros ángulos de lo que pasa detrás del escenario y acercarlos así al mundo de la ópera, así enriquecer su experiencia. ¿Cuál es su expectativa de cantar en Perú por primera vez y cuál es el repertorio con el que nos deleitará el 23 de abril en el Gran Teatro Nacional?En realidad, trato de no tener expectativas, pero espero que el público pase un excelente momento. De alguna manera me siento cercana a Perú por Juan Diego, siendo mi compañero en escena por tantos años. El vino a mi ciudad natal, Kansas, a cantar el año pasado, y veo a muchos peruanos que viajan a verlo alrededor del mundo, así que muchos de ellos han visto mis interpretaciones también. Hay algo muy especial en llegar finalmente a Perú, en persona. El programa que cantaré es una mezcla de repertorio que mostrará muchos lados de mi voz. Cantaré "Sheherazade" de Ravel, obra de un mundo exótico, místico y ahumado. Luego también canciones de Granados, lo opuesto a Ravel, mas concreto y apasionado, con sangre, amor y pasión. También arias de Rossini, la de "Semiramide", arias antiguas, como el "Caro mio ben", y terminaré con clásicas canciones americanas. Será un gran repaso de mi carrera como cantante.Suena genial, y estamos muy expectantes por esta visita.Muchas gracias, estoy muy, muy emocionada por llegar a Lima pronto. No puedo esperar. ¡Muchas gracias! (termina en español).© Pari DukovicJoyce DiDonato, Mezzosoprano. Craig Terry, Piano.23 de abril, 8:00 pm. Gran Teatro Nacional.PROGRAMAPablo Luna: De España vengo (El Niño Judío) Maurice Ravel: Shéhérazade Gioachino Rossini: Bel Raggio lusinghier (Semiramide) Enrique Granados: Tonadillas La Maja Dolorosa N° 1 La Maja Dolorosa N° 2 La Maja Dolorosa N° 3 Arie Antiche. (Arr. Craig Terry) Caro Mio Ben Se tu m’ami Star Vicino American Classics Beautiful Dreamer (Stephen Foster / Arr. David Krane) Can’t Help Lovin’ That Man (Rogers and Hammerstein / Arr. Craig Terry) I love a Piano (George Gershwin / Arr. Craig Terry)



Soundtrack cotidiano

2 de abril

Tema con variaciones en el blog: Colección del Canon de la música universal (2010-2015)

Einar Goyo Ponte Para nuestros seguidores y oyentes del programa colgamos aquí la serie casi completa del Canon de la música universal que desde 2010 -casi desde el mismo inicio de nuestra co-producción en el espacio- hemos transmitido por Radio Capital 710 AM. Y decimos casi completa pues por razones técnicas no tenemos disponible el episodio VI (en dos programas), dedicado a las últimas sinfonías de Wolfgang Amadeus Mozart. Defecto que prometemos subsanar más temprano que tarde. Y por ya estar colgado en este mismo blog, el episodio VIII, correspondiente al Concierto para piano, de Tchaikovsky, también se excluye. La serie continúa. Esto no es más que un primer recuento. 1) Ordenamos el Canon desde el barroco o el siglo XVII hasta nuestros días, por ello incluímos el gran éxito del barroco veneciano, sin embargo, rescatado en el siglo XX, gracias al disco fonográfico. Del 15/8/2010: Vivaldi y sus Le quattro stagioni (Las cuatro estaciones), con el grupo venezolano Virtuosi de Caracas,  dirigido por Jaime Martínez. 2) El siglo XVIII o el clasicismo lo representamos por primera vez con el Oratorio La creación, de Franz Joseph Haydn, del cual ofrecemos y comentamos varios fragmentos. 21/11/2010. 3) Nuestra primera entrada para el romanticismo es, por supuesto, de Beethoven: dos de sus más célebres sonatas, la "Patética" y la "Claro de luna". 09/01/2011. 4) Brahms representa la segunda mitad del siglo XIX con su espectacular Concierto No. 1 para piano y orquesta, Op. 15, en una versión histórica que tiene a Wilhelm Backhaus como protagonista. 20/03/2011. 5) La primera selección del siglo XX es una colección de obras de música para piano del francés Claude Debussy. 10/07/2011. 6) El barroco retorna con una segunda entrada en el Canon. Bach nos propone (y aprovechamos para recordar al Maestro Gustav Leonhardt, recién fallecido, en esos días) su Musikalisches Opfer (Ofrenda Musical). 12/02/2012. 7) Dada la falta de los programas dedicados a Mozart, saltamos al episodio VIII, que nos regresa al romanticismo. Franz Schubert nos entrega una de las obras de música clásica ligera de cámara más célebres de la historia: el Quinteto con piano "La trucha". 21/09/2014. 8) El episodio IX ya lo tienen uds colgado en fechas anteriores (es el del Concierto para piano y orquesta No. 1 de Tchaikovsky), por ello cerramos este primer recuento con el episodio X: Revisitamos el siglo XX con 3 entradas americanas: Rhapsody in Blue, de George Gershwin; Sinfonía India, de Carlos Chávez, y la Suite Margariteña, de nuestro Inocente Carreño. 20/12/2015.

Ya nos queda un día menos

22 de febrero

Labèque: Piano Fantasy

Termino el recorrido por el álbum Piano Fantasy de las hermanas Labèque. De música francesa, aparte del maravilloso disco dedicado a Bizet, Fauré y Ravel del que escribí hace unos días, se incluye su excepcional Concierto para dos pianos de Francis Poulenc en abril de 1989 junto a Seiji Ozawa y la excepcional Sinfónica de Boston. El maestro oriental realiza una labor formidable, no solo porque su batuta curvilínea, sensual y elegante, de refinado colorido, resulta la ideal para el repertorio francés, sino porque además ofrece enorme concentración en los pasajes más introvertidos de la página y –eso ya es más sorprendente en él– una buena dosis de electricidad en los extrovertidos. Por su parte, Katia y Marielle despliegan una gama expresiva de enorme riqueza, desde el desenfadado cabaretero de no pocos pasajes hasta la magia onírica de otros, pasando por la coquetería, la delicadeza e incluso el sentido de lo ominoso. La misma variedad en la expresión, aun siempre presidida por una sutil y refinada poesía de sabor netamente francés, ofrecen las dos hermanas ya a solas en Capriccio d’apres Le Bal masqué, Élégie y L’Embarquement pour Cythere del mismo autor, como también en Scaramouche de Milhaud, en cuya Brazileira conclusiva se sienten, con su ritmo de samba, como pez en el agua. Problemas de espacio han dejado fuera la breve pero atractiva Sonata para piano a cuatro manos de Poulenc que venía en el disco original. Bajo el título ¡España!, en febrero de 1993 grabaron un disco con obras de Manuel de Falla, Ernesto Lecuona, Isaac Albéniz y un señor de Osuna –pero residente en Francia– llamado Manuel Infante, cuyas Danses andalouses son la única pieza original para dos pianos de las incluidas; el resto, obviamente, son arreglos y transcripciones. Aquí las dos hermanas despliegan un sentido del ritmo, un salero, un garbo y un duende de tal calibre que la audición resulta en muchos momentos arrebatadora, pero… Pues sí, aquí hay un pero: tal es el grado de incandescencia que nuestras artistas, adoptando una postura algo tópica sobre lo español –desparpajo y carácter festivo por encima de otras consideraciones–, no terminan de paladear algunos pasajes o, sencillamente, desaprovechan las posibilidades expresivas que encierran. The Tchaikovsky album se grabó en mayo de 1994, y es quizá lo menos interesante de la caja: a decir verdad, piezas como el Capricho italiano o la Marcha eslava demuestran su insustancialidad cuando pierden su orquestación, incluso recibiendo interpretaciones tan irreprochables como estas de las Labèque. Se disfrutan bastante más las selecciones de El lago de los cisnes y La bella durmiente, aunque lo mejor viene con la arrebatadora Fantasía en la menor de Scriabin, dicha con puro fuego visionario. Queda George Gershwin, de quien se incluyen dos versiones de la Rhapsody in Blue, una para dos pianos solos –temprano registro de 1980– y otra con orquesta. En la primera de ellas hay que destacar el prodigioso de sentido del ritmo y del swing que tienen las Labèque, por no hablar de su capacidad para el matiz o del logro de inyectar nervio sin caer –como les pasa a muchos músicos de jazz cuando se acercan a este repertorio– en el nerviosismo; en la segunda se superan a sí mismas todavía con mayor creatividad y garra. Acompañan la Cleveland Orchestra y un Riccardo Chailly –grabación de 1985– que, sin ser muy personal ni creativo, dirige de manera irreprochable. No menos extraordinaria es la lectura del Concierto en fa –versión dos pianos solos–, demostrando nuestras artistas una singular capacidad para extraer sonoridades orquestales de los instrumentos. Muy en resumen: una caja de seis compactos que merece muchísimo la pena.

Música Clásica y ópera de Classissima



[+] Mas noticias (George Gershwin)
7 jun
camino de musica
25 may
Ya nos queda un d...
20 may
Ópera Perú
13 abr
Ópera Perú
2 abr
Soundtrack cotidiano
22 feb
Ya nos queda un d...
21 feb
Pablo, la música ...
31 ene
Pablo, la música ...
19 oct
camino de musica
28 ago
Ya nos queda un d...
18 ago
Esfera Wordpress
13 ago
Pablo, la música ...
13 jul
Una butaca en el ...
9 jun
Ópera Perú
5 jun
Ópera Perú
25 abr
Pablo, la música ...
19 mar
Ópera Perú
23 feb
Ópera Perú
18 feb
Ópera Perú
9 feb
Una butaca en el ...

George Gershwin




Gershwin en la web...



George Gershwin »

Grandes compositores de música clásica

Rhapsody In Blue Concierto En Fa Ira Gershwin Summertime Porgy And Bess

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...